Entradas

Israel: 20-03-2022, piscinas del km. 20

Imagen
Retomo la crónica del viaje a Israel organizado por  Icaro Birding Experience . El 20 de marzo de este año 2022, tras abandonar el IBRCE, nos dirigimos a las "piscinas del kilómetro 20". Como habrá adivinado el astuto lector, se hallan en el kilómetro 20 de una carretera. En concreto, de la 90, que comunica Eilat con el norte, una vía paralela a la frontera con Jordania. Estas "piscinas" son unas extensiones de agua de buen tamaño rodeadas de desierto y palmerales. Y que nadie piense en la típica imagen de un oasis. No hablo de un grupito de palmeras con una charca, sino de plantaciones en toda regla: rectangulares, regulares, albergando cientos de árboles. Dice la leyenda que hay tres nombres graciosos entre los pájaros: el chorlito carambolo, el piquituerto lorito y el camachuelo trompetero, como ya expliqué  aquí . De manera profética, en su momento anuncié que el camino iba a ser largo si quería completar esta bonita trilogía. Y al final ha

Sir David Attenborough y los nuevos referentes

Imagen
Tras unos días enfermo vuelvo a la carga. Ayer por la mañana leía que nuestro amado David Attenborough cumplió en mayo 96 años. Yo sabía que tenía más o menos esa edad, pero hoy al leer el número he sido consciente de lo que significa. ¡96 años! ¡Este hombre ha podido disfrutar de la naturaleza durante casi un siglo! Él es, por supuesto, uno de mis ídolos. Además de él, algunos de mis referentes a lo largo de mi vida fueron (son) Félix Rodríguez de la Fuente, Jacques Cousteau, Carl Sagan, Gerald Durrell... hay muchos otros, pero no me voy a alargar. Sin embargo, en una época en la que los hombres y mujeres notables han perdido el protagonismo porque los mediocres lo han robado a través de las redes sociales, en una época en la que cualquiera puede convertirse en ídolo de masas tan solo por hacer vídeos "guays" o "cantar" sonidos que algunos denominan música, en esta época yo me pregunto cuáles serán los referentes de nuestros hijos en el futuro. Y tiemblo. Felicidad

El halcón y la paloma

Imagen
El 6 de noviembre del 2021 subí un rato a la azotea de casa. Valía la pena echar un vistazo: tal vez pasara algún grupo de grullas en migración. Estuve cuarenta y cinco minutos y no anduvo mal del todo. Vi cormoranes, ratoneros, aviones roqueros, pardillos, una alondra, un bisbita común... El punto más salvaje lo puso otra especie. Al tratarse de un casco urbano es imposible no ver palomas domésticas revoloteando aquí y allá. Una en concreto, blanca como la nieve, decidió ganar altura para, tal vez, darse el capricho de abandonar por una vez la seguridad de los edificios. Pensé que, si apareciera en aquellos momentos un halcón peregrino, iba a ser presa fácil: aislada, muy visible, alta... Dejé de observarla y me centré en la posible migración de las grullas. Al cabo de unos minutos vi al halcón. Un adulto. No percibí su llegada, ni la maniobra de caza. Simplemente, pasó frente a mí para mostrarme su trofeo. Los días de la paloma habían llegado a su fin y ella había cumplido su cometid

Robin Hood

Imagen
Esta semana me tocaba entrar a trabajar a las nueve en lugar de a las ocho. Así que el domingo anterior ideé un plan: aprovecharía las mañanas venideras para visitar el Parc del Masot sin prisas, pronto, antes de que llegara el gentío de paseantes de perros (entre los que me incluyo, no lo voy a negar). Dos o tres caminatas a lo largo de la semana, antes de comenzar la jornada laboral, sería ideal. El lunes me dio pereza levantarme y pensé que ya iría otro día. Tal vez martes y jueves. Pero no lo hice. Tampoco el miércoles. El cansancio, el calor, la sensación de que la migración ya estaba llegando a su fin... no había muchos motivos para animarme a salir. Así que de cinco días posibles fallé en cuatro, hasta que llegó el viernes. Me desperté temprano, pero di unas cuantas vueltas en la cama. La noche anterior había dejado preparados los prismáticos y la ropa en el comedor para no despertar a Mari cuando me levantara. Tanto me hice el remolón que nos levantamos juntos poco antes de las

Garcilla cangrejera, nueva especie para casa

Imagen
El 14 de mayo fue el Global Big Day, una jornada de periodicidad anual propuesta por  The Cornell Lab of Ornithology y la plataforma ebird para celebrar la observación de las aves. Coincide con el Día Mundial de las Aves Migratorias. Se me ocurrieron muchas formas de celebrar ambos eventos, pero al final opté por la más sencilla. Subí a la azotea de casa en Ripollet (Barcelona) y monté el telescopio. Mis aspiraciones eran muy "humildes". Quería ver águila real, misión casi imposible. Pero en días anteriores se había detectado alguna en la comarca y además en marzo del año pasado yo mismo había logrado la hazaña de observar un ejemplar desde el balcón. Otra posibilidad era esperar la aparición de alguna gaviota rara subiendo por el río Ripoll. De nuevo rememoré tiempos pasados, cuando en mayo del 2020 aparecieron dos gaviotas de Audouin, o cuando unos años antes descubrí también en mayo una gaviota groenlandesa ( Larus glaucoides ) en el río Llobregat. Mientras estaba en la

La no-Vanellus leucurus

Imagen
De fracasos también vive el ornitólogo. Del domingo 20 al viernes 25 de febrero de este año se observó en el delta de l'Ebre un ejemplar de avefría coliblanca ( Vanellus leucurus ). Yo probé suerte el sábado día 26, junto con otra mucha gente, y fue el primer día en que ya no se vio más al ave. No voy a hurgar en la herida. En lugar de eso, voy a hacer un breve resumen de lo que acabó siendo una jornada bastante productiva. Sin bimbo, pero productiva. Y es que tampoco pasa nada porque haya perdido la que probablemente sea la única oportunidad en mi vida de ver una especie rarísima. Prometo no llorar y escribir con alegría y desparpajo sobre las cosas bonitas que sí se dejaron observar. Sin rencor, querida leucurus . Han pasado ya casi tres meses y ya lo he superado, incluso he dejado de ir a terapia. El ave se veía desde MónNatura, donde se realiza cada año (en septiembre) el Delta Birding Festival. Llegamos pronto por la mañana, pero ya había mucha gente buscando la avefría. Estuv