miércoles, 30 de noviembre de 2016

Crónicas migratorias: 25 y 26 de septiembre

25 de septiembre: 32 rapaces en migración. Temperaturas altas y brisa apenas perceptible en los primeros días de mi añorado otoño.

El trasiego de aves fue notable, con abejeros y laguneros acompañados de cormoranes -los primeros de la temporada- y aviones zapadores. Tres horas de observación dejaron estas bonitas cantidades:

Circus aeruginosus: 4
Pernis apivorus: 23
Accipiter nisus: 1
Falco tinnunculus: 3
Rapaz sin identificar: 1
Phalacrocorax carbo: 10
Hirundo rustica: 532+
Delichon urbicum: 2
Riparia riparia: 10

Cormorán grande - Corb marí gros - Phalacrocorax carbo



Abejero europeo - Aligot vesper - Pernis apivorus





Sí, también vi un globo... pero no me preguntéis qué era.



26 de septiembre: tan solo una hora de observación, pero, ¡qué hora! En realidad no pasó nada del otro mundo, pero si no exagero la crónica queda muy aburrida...

Lo cierto es que pasaron un lagunero y un cernícalo. Vencejos reales, lavanderas cascadeñas y palomas torcaces fueron los otros protagonistas durante el ratito que pude dedicar al censo de las aves. El trabajo es el trabajo. A currar.

Circus aeruginosus: 1
Falco tinnunculus: 1
Hirundo rustica: 67+
Motacilla cinerea: 3
Columba palumbus: 8

La mala noticia fue la ausencia de globos. Creo que se trata de una especie en gran declive. Y ya me estaba acostumbrando a verlos a diario.

Aguilucho lagunero - Arpella - Circus aeruginosus


Vencejo real - Ballester - Apus melba


Mírame, alegre verdecillo. Nada, no hay manera.

martes, 29 de noviembre de 2016

Crónicas migratorias: 22 y 23 de septiembre

22 de septiembre: tres horas de observación. Y por fin bastantes abejeros. Un grupo de 9, otro de 14 y 2 más hicieron un total de 25 ejemplares. Hubo también golondrinas, y la sorpresa de la jornada por lo poco habitual: 3 grajillas (Corvus monedula). Y globos. De nuevo globos.

Pernis apivorus: 25
Hirundo rustica: 30+


De nuevo debo pedir disculpas por la calidad de las fotos, y como siempre añadiré que me encantan este tipo de imágenes malas, en las que aparecen las aves como solemos verlas realmente en el campo.

Pernis apivorus

Pernis apivorus

Fantasmas entre las nubes

Más fantasmas

También siento debilidad por este tipo de fotos en las que aparecen grupos de rapaces avanzando hacia el sur. Todo un lujo estar en medio de una gran urbe, mirar hacia arriba y contemplar el maravilloso fenómeno de la migración.

Pernis apivorus

Pernis apivorus



- ¿Has visto ese tío con prismáticos?
- Debe ser un ornitólogo.
- ¡Malditos voyeurs!



Ya puedo decir que he visto un cerdo volando. Ahora conseguiré todo aquello que se me prometió en su momento para el día "en que los cerdos volaran".


¿Es Silver Surfer? ¿Un alien? ¿Un signo de interrogación sobre mi cabeza?




23 de septiembre: dos horas y media. ¡Festival de globos! Jornada entretenida, con más abejeros, cernícalos, golondrinas... Y halcones peregrinos locales haciendo cabriolas frente a mí.

Falco tinnunculus: 5
Pernis apivorus: 11
Hirundo rustica: 57+
Delichon urbicum: 1


El halcón peregrino, un auténtico goce de animal. La bala del cielo, el animal más rápido de nuestro planeta, un depredador perfecto contra el que apenas existe defensa alguna.


Tras esa silueta de "pájaro normal volando" se esconde una joya de nuestra fauna. Ver a un peregrino cerrar las alas en las alturas y lanzarse en picado a una velocidad inimaginable es uno de los espectáculos más grandes que nos depara la naturaleza. Y esto puede contemplarse en una ciudad como Barcelona.




El cernícalo vulgar, falcónido más modesto, se cierne para escudriñar el suelo en busca de algún insecto, pequeños roedores o reptiles.

Falco tinnunculus. 


Globos, globos y más globos.





La traca final, llena de amor.


lunes, 28 de noviembre de 2016

Crónicas migratorias: 19 y 20 de septiembre

19 de septiembre: dos horas de observación. Día triste en cuanto a las aves se refiere y en cuanto a las circunstancias: a unos kilómetros de distancia un incendio forestal quema en la sierra de Collserola. No durará más que unas horas y los bomberos lo controlarán de manera eficiente. Pero la nota tétrica queda suspendida en el aire en forma de columna de gris humo.

Aguilucho lagunero - Arpella - Circus aeruginosus: 2

Esos dos laguneros fueron el balance total del día. Podría haber sido peor.

Incendio al norte




20 de septiembre: y lo fue. Pero hay algo peor que no ver ninguna rapaz, y es ver solo una y no poder identificarla.

Detecté un ave de espaldas, ya muy lejana y de espaldas, de tamaño mediano a grande y con lo que parecía partes inferiores blanquecinas. ¿Abejero? ¿Pescadora? Ahí se diluyó la única posibilidad de aquella jornada.

Rapaces aparte, sí hubo más movimiento que el día anterior: grupos de vencejos reales, un bando en formación de catorce garzas reales y otro posterior de cuatro, y doce golondrinas comunes elevaron los ánimos durante las dos horas y media que pasé escudriñando el cielo barcelonés.

Curiosamente, no vi ningún globo.

Ardea cinerea: 18
Hirundo rustica: 12

Vencejo real - Ballester - Apus melba


domingo, 27 de noviembre de 2016

Crónicas migratorias: 17 y 18 de septiembre

Hoy es domingo 27 de noviembre. Hace ya semanas que el grueso de la migración paso sobre mi casa. Estuve tentado de publicar aquí un simple resumen de las jornadas dedicadas a este curioso censo de aves, realizado desde la azotea de un edificio situado en el centro de la ciudad de Barcelona. Sin embargo, este blog se nutre de pequeñas historias, así que he decidido contar
-ni que sea brevemente- cómo fueron esas observaciones día a día.

17 de septiembre: dediqué dos horas y media bajo un cielo gris, mecido por una brisa suave y con temperatura agradable. El balance fue de 4 laguneros, 2 águilas pescadoras y 2 abejeros. Dejando de lado las rapaces, conté también unos mínimos de 264 golondrinas comunes y 3 aviones comunes, además de 1 papamoscas cerrojillo posado en una antena de televisión y un grupo de unos 50 abejarucos, que a la postre fueron los únicos que vi en toda la campaña.

Circus aeruginosus: 4
Pandion haliaetus: 2
Pernis apivorus: 2
Hirundo rustica: 264+
Delichon urbicum: 3+
Ficedula hypoleuca: 1
Merops apiaster: 50~

Por supuesto no faltó tampoco un globo de rigor.

Se me disculpará la mala calidad de las imágenes. Las aves pasaron a bastante altura, y en cualquier caso esto se acerca más a la realidad de lo haría un primer plano: a menudo durante la migración las rapaces no son más que borrones en las nubes.

Macho de aguilucho lagunero - Arpella - Circus aeruginosus



Hacia el noreste, a exactamente 30 km de distancia Quique Carballal y Javier Valladares me informaban a través del móvil del paso de águilas pescadoras y calzadas en l'Espinal, otro de los puntos de la provincia de Barcelona que solemos frecuentar para controlar el paso.

Por la azotea de mi casa, como ya se ha visto, pasaron pescadoras pero no calzadas.

18 de septiembre: día más soleado que el anterior. De nuevo estuve dos horas y media, con bastante peor suerte esta vez. Tan solo un aguilucho lagunero y un avión comun amenizaron la jornada. Y algunos globos. Esta vez hubo más globos que aves. Al menos en lo que a la migración se refiere. Un cernícalo vulgar y un halcón peregrino, ambos locales, me distrajeron en los ratos muertos.

Circus aeruginosus: 1
Delichon urbicum: 1

Aguilucho lagunero - Arpella - Circus aeruginosus


Halcón peregrino - Falcó peregrí- Falco peregrinus



No es Goku. Tampoco es Yoda. No es más que un globo.




viernes, 16 de septiembre de 2016

Tercera y cuarta jornada de censo de rapaces en migración en Barcelona

Sigo con el censo de aves en migración hacia el sur desde la azotea de casa.

El día 11 de septiembre estuve 3 horas y el día 13 tan solo 2.

Vamos con el día 11: estuve desde las 14:25 hasta las 17:25. Es decir, las horas centrales del día, con una temperatura de un millón de grados al sol. A la sombra se estaba bien gracias a la brisa.

El número de rapaces en migración fue... cero. Pero así y todo me lo pasé bien gracias al bonito paso de golondrinas comunes: mínimo de 941 ejemplares, todos en dirección SO (media de 313,66 aves por hora). También dos aviones comunes y dos zapadores.

Oreneta vulgar - golondrina común - Hirundo rustica: 941
Oreneta cuablanca - avión común - Delichon urbicum: 2
Oreneta de ribera - avión zapador - Riparia riparia: 2

El puntazo de la jornada llegó cuando un gorrión común me sobrevoló en dirección a otra azotea cercana. Al instante comencé a oír un sonido extraño, una especie de silbido suave, como una corriente de aire que se deslizara a bastante velocidad... era un cernícalo vulgar, un ejemplar local, que perseguía al gorrión con intenciones nada amistosas. Había realizado un picado bastante horizontal con las alas plegadas, y siguiendo la trayectoria del pequeñín pasó raudo justo por encima de mi cabeza, al tiempo que ondulaba un poco su vuelo para adaptarse a los pasos entre edificios. Qué sensación más maravillosa la de presenciar un espectáculo como aquél, de corta duración pero de salvaje intensidad.

Nada desdeñable fueron tampoco las palomas (Columba livia), especie a la que solemos prestar muy poca atención. Una bonita pareja decidió que yo no era una amenaza y me acompañaron un buen rato mientras me deleitaban con una demostración de amor ornítico, consistente en caricias, picotazos y besos varios.






El día 13... bueno, el día 13 fue un día muy aburrido. Solo estuve dos horas por motivos laborales, desde las 10:15 hasta las 12:15, pero no creo que me hubiera quedado mucho más aunque hubiera podido. Sin embargo tuve un gran colofón final en forma de halcón de Eleonora, ave que hizo que valiera la pena haber aguantado aquel rato bajo el sol.

Falcó de la reina - halcón de Eleonora - Falco eleonorae: 1  (fase clara)

Quisiera añadir que también vi un globo. No uno aeroestático, si no uno de juguete de los que usan los niños. Lo anoto como anécdota porque curiosamente en las cuatro jornadas que llevo de censo han aparecido siempre tarde o temprano globos, a veces con formas realmente curiosas. Es lo que tiene mirar al cielo en una ciudad.

Hasta que llegó el halcón me aburrí mucho, como demuestran las fotos siguientes.

El globo de rigor.

Sóc en Doraemon, i això és el casquet volador! Ah-ah-ah, tu sempre guaaaanyes... Do-ora..emon!

Ya he dicho que me aburría mucho.

martes, 13 de septiembre de 2016

Migración otoñal en l'Espinal

Tras un par de días contemplando el cielo desde mi azotea decidí cambiar de aires para iniciar el conteo desde l'Espinal.

El sábado pasado (día 10) subí hasta allí. Son unos terrenos situados en lo alto de una de las pequeñas montañas que forman la Serralada Costera Catalana. Se encuentra en las cercanías de Argentona, en la comarca del Maresme. Es también uno de los sitios más emblemáticos para los ornitosectarios. Llevamos años contemplando desde allí la migración postnupcial con resultados interesantes, ya sea por el número de ejemplares, ya sea por las especies que aparecen. Y digo "llevamos" porque mis amigos Dani, Joan, Quique y Jaume también suben a menudo, lo que nos da un poco más de cobertura temporal cuando no coincidimos. Joan fue quién nos descubrió hace años l'Espinal, y quién nos recomendó realizar los censos migratorios en aquel lugar.

En esta ocasión llegué a las doce del mediodía y me quedé hasta las siete de la tarde. Estas siete horas de observación dieron buenos resultados. Además la última hora pude compartirla con Dani, su mujer Marta y su hija, la pequeña Antía.

Estos son los resultados (solo aves migradoras, las locales se excluyen):

Águila pescadora - Pandion haliaetus: 2
Abejero europeo - Pernis apivorus: 1
Aguilucho lagunero - Circus aeruginosus: 28
Aguilucho cenizo - Circus pygargus: 1
Azor - Accipiter gentilis: 1
Gavilán - Accipiter nisus: 1
Cernícalo vulgar - Falco tinnunculus: 4
Alcotán - Falco subbuteo: 5
Halcón de Eleonora - Falco eleonorae: 2
Halcón sin identificar - Falco sp.: 1

En total 48 rapaces, lo que da una media de 6,86 aves por hora. No es Tarifa, pero nos lo pasamos muy bien, y la gran variedad de especies, las condiciones lumínicas cambiantes y las diferentes altitudes y distancias de vuelo constituyen todo un reto de identificación.

Abejero europeo - Pernis apivorus, hembra adulta

Aguilucho lagunero - Circus aeruginosus, macho adulto



Aguilucho lagunero - Circus aeruginosus, joven o hembra en primer plumaje de adulto

Águila pescadora - Pandion haliaetus, presunto macho





miércoles, 7 de septiembre de 2016

Segundo día de migración otoñal: cómo no ver aves viendo aves

Martes, día 6 de septiembre. Subo a la azotea de mi casa, en Barcelona. Voy a vigilar el paso de rapaces hacia el sur en su migración postnupcial. Comienzo a las 10.20.

Voy a explicar cómo es recomendable realizar la observación de aves en estos días de terrible calor.

Es necesario ir bien preparado para las altas temperaturas: hay que buscar la sombra, llevar agua, ropa ligera y sombrero, gafas de sol, etc. Además por supuesto, como vamos a ver plumíferos, hay que cargar con el telescopio, los prismáticos, la cámara de fotos, una silla plegable, libros...

Cuando tienes todo montado el siguiente paso consiste en tirarlo todo de una patada o lanzarlo al vacío y largarse a tomar una cerveza bien fresquita en la terraza de un bar. Porque después de estar tres horas cocinándome a la plancha en lo alto del edificio, marcharse con un triste cernícalo es bastante deprimente. O lo sería si mi cerebro no estuviera demasiado ocupado en revivir tras carbonizarse a casi cuarenta grados.

En efecto, la primera hora me propició un cernícalo migrador, y también algunos vencejos reales y un papamoscas cerrojillo que se alimentaba volando de antena en antena. Pero las dos últimas horas fueron un suplicio. Apenas alguna tórtola turca suicida por aquí o por allá. Ni siquiera las casi omnipresentes gaviotas patiamarillas.

Al final acabas bajando la mirada para relajar el cuello, dolorido de tanto mirar a un cielo deslumbrante, y descubres lo interesantes que son las manchas del suelo.

Pero como se suele decir, es lo que hay. Las aves aparecerán tarde o temprano, y por ello es necesario seguir mirando hacia arriba. Esto forma parte de la vida del ornitólogo: en ocasiones ves maravillas; otras en cambio te mueres de aburrimiento.

Cernícalo vulgar - Falco tinnunculus, la estrella del día entre las rapaces, porque no había otras.