viernes, 20 de febrero de 2015

Lanius cristatus: lo he vuelto a hacer

El 6 de enero de este año 2015, un ornitólogo llamado Iain Hartley se topó en Deltebre (Tarragona) con un ejemplar de alcaudón pardo (Lanius cristatus).

Esta ave procede del Este de Asia y es una rareza total aquí. No existían citas previas en España, y el bueno de Iain no pudo conseguir fotografías decentes de lo que podría ser la megarareza del año por estos lares.

Durante los días posteriores varios ornitólogos se desplazaron hasta Deltebre con la esperanza de observar ni que fuera fugazmente a la preciada ave. Todos los intentos fueron infructuosos y se abandonó la búsqueda.

Hasta que más de cuarenta días después Ricard Gutiérrez y Sergi Sales tomaron la bendita decisión de echar un nuevo vistazo. El alcaudón, por supuesto, estaba allí esperándoles. Fue el 9 de febrero.

Una vez redescubierta el ave no se hizo esperar la procesión de ornitólogos ansiosos de contemplar tal maravilla. La noticia corrió como la pólvora gracias sobre todo a las webs de consulta habitual:

http://www.reservoirbirds.com
http://www.rarebirdspain.net/home.htm
http://www.ornitho.cat

Yo conseguí aguantar exactamente ocho días. Mis amigos Quique Carballal y Jaume Castellà aguantaron siete (el lunes 16 de febrero, aprovechando sus respectivos días libres, acometieron la operación cristatus con éxito). Yo lo intenté al día siguiente.

El martes 17 de febrero por la mañana lo volví a hacer...

- ¿Cómo ha ido el día?
- Bastante trabajo.
- ¿Y mañana?
- Bien... creo que iré a buscar el cristatus.
- ¿Mañana? ¡Pero si es martes! ¿Y la tienda?
- Sé que no debería pero... si me levanto a las cinco puedo estar en Deltebre a las ocho. Si el cristatus sale rápido puedo volver pronto. No para abrir la tienda, pero sí para hacer otras cosas. De todas maneras tenía que hacer unas salidas técnicas, y... esto... bueno, en fin.

Esta vez no fue mi vecina Alba la que se quedó boquiabierta (ver entrada anterior del blog), si no Sílvia, mi chica, la cual había aguantado con estoicidad la tremenda paliza que le había dado los días anteriores con el dichoso cristatus. Estoy felizmente emparejado desde hace tan solo un par de meses y me he vuelto un hombre responsable. Intento tomar nota de los sabios consejos que me da mi media naranja.

De acuerdo, tal vez no sea muy responsable esto de no trabajar para irse a ver pájaros. Pero prometo que esto no volverá a ocurrir. Al menos durante mucho tiempo. Bueno... durante lo que queda de año. Errr... Durante lo que queda de febrero. A menos que aparezca algo muy raro. Otra vez.

- Estás enfermo.

(A veces oigo una voz en mi cabeza que me dice cosas poco agradables; no tengo claro si se trata de esa famosa "conciencia" de la que todo el mundo habla. Tengo que escucharla algún día, quizá tenga cosas interesantes que decirme)

Azor (Accipiter gentilis) en Sant Jaume d'Enveja


El año pasado mi amigo Dani  me llamaba "Bostick", en referencia a uno de los personajes de la película The Big Year, ya que cierto día tuve que escoger entre quedar con una chica o salir a ver aves... y ya podéis imaginar cual fue mi decisión. Puede que a alguien le parezca un acto terrible, pero personalmente pienso que no es para tanto... o quizá sí.

Sin embargo ahora he pasado de ser "Bostick" a ser simplemente un mal empresario.

- ¿Empresario tú? ¡Ja! ¡Vaya aires de grandeza que se nos da el autónomo!

(De nuevo esa voz... A lo mejor tengo un trozo de metal incrustado en la cabeza e intercepto ondas de radio)

En fin, el caso es que sí, que lo volví a hacer. No abrí mi tienda el día 17 por la mañana. Ésta fue mi agenda del día:

5:30 A.M.: me levanté de la cama
8:20: llegué a Deltebre
8:30: aparqué en el punto en el que supuestamente estaba el ave
8:35: bimbé, fotografié y filmé el cristatus
9:25: recogí y me fui a trabajar

Bueno, no. No lo hice. A las 9:25 decidí que aún tenía tiempo de darme una vuelta por el delta. Visité la finca DACSA primero (¡de camino vi un azor adulto en Sant Jaume d'Enveja!) y el puerto del Fangar después. Al final salí de allí hacia las 11:30. Y sí, entonces me fui a trabajar.

Aquí dejo un par de fotos y un vídeo de esta pequeña maravilla, el alcaudón pardo:













5 comentarios:

  1. Nada nada, muy bien hecho. Para qué vivimos sino? Pa currar o pa disfrutar?!
    Por cierto, qué finca es esa que comentas? Dacsa?...es que suelo ir al delta de vez en cuando.
    Salud!!

    ResponderEliminar
  2. Felicidades Jordi por captar tal belleza !!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias a los dos por los comentarios. Mikelgar, para ir a la finca DACSA tienes que salir de Sant Jaume de Enveja en dirección a la Illa de Buda. Está poco antes de llegar a la Illa de Buda, a mano derecha de la carretera, entre el río y la torre de l'Alfacada. Es una finca privada pero se puede entrar a ver pájaros si eres respetuoso y no caminas por fuera de las pistas. Es un buen lugar para ver rarezas.

    ResponderEliminar
  4. Que citón, enhorabuena Josdi. Muy chulo el blog, ya tienes un nuevo seguidor desde Cantabria. Saludos desde Fauna Compacta blogspot.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Germán. Espectaculares tus fotos, y tu blog fantástico. Tú también tienes un nuevo seguidor.

      Eliminar